HISTORIA DE LA RECONEXIÓN (1)

Eric-Pearl -Historia de la Reconexión®-(1)

El Doctor Eric Pearl ha suscitado el interés de los médicos y de los investigadores más importantes en todo el mundo incluyendo un hospital de los más importantes de los Estados Unidos, un instituto de ayuda psicológica de primer nivel para las víctimas de catástrofes, un centro de asistencia para las heridas en la columna vertebral y a una escuela de medicina universitaria.

Durante los años 1980 y 1990, Eric Pearl, poseedor de un doctorado en Quiropráctica en el Cleveland Chiropractic College de Los Ángeles, dirigía uno de los centros más importantes en Quiropráctica en esta región. En el mes de Agosto de 1993 Eric Pearl , descubrió que poseía un"don" inusitado. Después de 12 años de práctica tradicional, se transformó repentinamente en un instrumento de SANACION de otro tipo: el canal a través del cual la SANACION fluye.
 

Gradualmente  Eric Pearl ha ido dejando la quiropráctica como tal, ya que sus actividades (seminarios y consultas) han transformado el instrumento de su «don», a través del cual, ayuda a la gente con enfermedades de todo tipo como los tumores malignos, el SIDA, el síndrome del cansancio crónico, las malformaciones de nacimiento y la deformidad de los huesos.

Eric Pearl, llamado también el "Quiropráctico de las Estrellas" ha adquirido el estatus de doctor brillante y muy popular. El hecho de que Eric Pearl haya  estudiado con maestros como el Dr. Virgil Chrane y el Doctor Carl Cleveland, ha permitido que el Dr. Pearl sea uno de los pocos terapeutas, que a la quiropráctica tradicional le haya incorporado técnicas originales procedentes de una antigua tradición que ha resucitado del olvido.

Tanto a nivel informal como clínico, los pacientes (¡y los médicos!) han sido testigos de curaciones que se producían cuando Eric Pearl colocaba simplemente sus manos cerca de ellos.

¿Porque Yo? Se preguntaba constantemente Eric Pearl
Si estuviera sentado sobre una nube mirando el planeta para encontrar una buena persona a quién otorgar uno de esos dones, de los más raros y de los más buscados en el universo, no sé si alargaría mi brazo más allá de las distancias infinitas para apuntar con mi dedo, en medio de la multitud, a un chico como yo y exclamar: ¡Él! ¡Es él! ¡Es él, quién debe tener ese don.

Quizás sea necesario explicar que no sucedió exactamente de esa manera, pero es la sensación que experimento, excepto cuando alguien me da una explicación totalmente diferente, convincente y plausible del estilo: ¡Ah claro! Puede exclamar una persona con buenas intenciones, incrédulo ante mi falta evidente de comprensión del funcionamiento del universo: Seguramente, ha hecho eso en sus vidas pasadas. Pero yo, lo que quiero saber, es ¿como pueden conocer mis vidas pasadas cuando yo no consigo apenas entender mi vida presente?

Seamos realistas. He estado unos doce años para poner en pie una de la más importantes, es decir, la más importante clínica de quiropráctica de Los Ángeles. He tenido tres casas, un Mercedes, dos perros y dos gatos. Todo hubiera sido perfecto si hubiera sabido gestionar mejor mi dinero, mi consumo de alcohol y no poner fin a mi matrimonio después de seis años, hecho que me dejó incapaz de poner un pie delante del otro durante tres días. Pero el Prozac me ayudó mucho a remediar esto.

Seis meses más tarde, Eric Pearl se encontraba en Venice Beach, en California, con su ayudante el cual, insistió para que Eric Pearl se  fuese a hacer una tirada de cartas por una cartomántica en la playa." No quiero que una cartomántica me lea las cartas en la playa - contesté con absoluta convicción. Si esta cartomántica fuera realmente competente, la gente iría a su casa; no llevaría su mesa, su mantel, sus sillas y todo sus bártulos ridículos a una playa abarrotada de gente, con la esperanza de pescar a algunos clientes confiados para someterlos a su visión del futuro y menos aun esperar que la paguen por este privilegio".

Más tarde, mi ayudante y yo, nos encontramos en una fiesta de unos amigos y le dije que iríamos. Se molestará si no le pedimos una lectura - me contestó y -añadió- que la señora ofrecía lecturas por 20$ y también por 10$. Mirando a mi ayudante a los ojos entendí que era inútil protestar.

De acuerdo - refunfuñé, llevaba 10$ en la mano y sabía que era la mitad de lo que nos quedaba para la comida del mediodía. Caminé enérgicamente hacia la mujer, me senté en su silla plegable y le tendí mis 10$ pensando que ya tenía hambre.

A cambio de mi dinero, recibí una interpretación del presente aceptable y me gustó oír como me llamaba « Bubbelah » (diminutivo judío que significa « pequeño chico »). Cuando se iba me dijo: A demás, ofrezco tratamientos personales que unen las líneas de los meridianos del cuerpo a la red energética del planeta, lo que nos vuelve a poner en contacto con las estrellas y los planetas.

Me comentó que como terapeuta era algo que necesitaba." Y me aconsejó leer "el libro del conocimiento: las claves de Enoch. Intrigado, le pedí cuanto costaría ese tratamiento. Me dijo: 333 dólares a lo cual contesté: No gracias  ( continúa ver más )
 


             2                                5            6

Reiki-apuesta-por-la-vida.com. Todos los derechos reservados